Reflexiones - Con cierta rabia. Doris Ensinger.

Reflexiones - Con cierta rabia. Doris Ensinger.

Blog POR Doris Ensinger, introducción de Pepe Ribas

La libertaria Doris Ensinger me envió está reflexión para la web de Ajoblanco. La útima línea ahora, cuando ella acaba de morir, aún me emociona con más intensidad: “amistad, amor, saludos y salud”. Creo que es el contundentelegado de esa mujer solidaria y luchadora, desde 1977 compañera del anarquista Luis Andrés Edo, también fallecido.

Recomiendo la lectura de su libro Amor y Anarquia, editado por Icaria. Y ahí su texto. Muchas veces vino al espacio del Ajoblanco revolvemos y en muchas ocasiones comimos en un restaurante vegetariano junto a su casa.

Hasta hace poco nos sentíamos muy seguros. A principios del siglo XXI pensábamos que lo dominábamos todo con las tecnologías, los avances en la medicina... Es cierto que seguía habiendo guerras y catástrofes naturales (en las que los seres humanos sin duda colaboramos), pero casi siempre lejos de nosotros: en África, en Oriente Medio y Próximo… Chernóbil, el Tsunami, Fukushima, los terremotos, los huracanes, las inundaciones, las erupciones volcánicas…, todo eso afectaba casi exclusivamente a los otros.

Pero de repente, la catástrofe ha llamado a nuestra puerta. Epidemias, incluso pandemias, ha habido durante toda la historia de la Humanidad; la peste, el cólera, la viruela costaron la vida a millones de personas. También la sífilis se convirtió en epidemia; dicen que fue importada a Europa por los hombres de Colón, ese gran catalán, al volver de su primer viaje a América (bueno, según algunos era catalán). La gripe española, hace más de un siglo, se llevó a la tumba a 50 millones de personas. Más recientemente atacaron el virus VIH (el Sida), la gripe porcina, la gripe aviar, el Ébola en África, el SARS… y ahora el Covid-19. Este último se cebó primero con una región de China, es decir, lejos de nosotros. Pero debido a la globalización, después detres o cuatro meses, la gente se dio cuenta de que era más peligroso que la gripe. Se ha extendido por todo el mundo, porque para el virus no existen las fronteras, y ha paralizado la economía y la vida cotidiana de casi todos los países del mundo.

En 1966, el 21 de marzo fue declarado por Naciones Unidas “Día Internacional de la Superación del Racismo”. Un periodista alemán nos recordó que desde hace tiempo nos amenaza otro virus peligroso: el “virus marrón”. Se refiere precisamente al nacionalismo-racismo que en los últimos años se ha expandido como un virus epidémico por muchos países. En Cataluña sabemos mucho de ello. Desde el Govern(más bien No-Govern) se ha fomentado esa idea de la raza catalana, de la grandeza del poble catalá, superior a otras “razas”. Mas, desde hace siglos, la población de Cataluñase compone de personas con raíces en un sinfín de países y regiones. Pero el relato tiene que continuar; el relato de la colonización, de la represión por el Estat Espanyol fascista.

La crisis del Coronavirus saca lo mejor y lo peor de la gente. Muchos llaman a la puerta de sus vecinos; se acuerdan de los que necesitan alguna ayuda y se la prestan. Afloranlas comunicaciones por teléfono, whatsapp y otros medios. Trabaja la imaginación y la creatividad para romper el aislamiento y comunicarse con los demás: todavía estamos vivos y no sucumbimos. Muchos piensan en las personas que ahora están en primera línea para asistir a los enfermos y afectados. En Italia se les agradece su labor cantandoel himno nacional desde los balcones. En Alemania les cantan desde las casas y en la calle “Alle Menschen werden Brüder” -el lema de la Revolución francesa (Igualdad, Libertad, Fraternidad) y también los principios anarquistas-, compuesto por dos genios: uno puso las palabras; el otro, la música. El primero, Schiller, que era antiautoritario, se opuso a su padre y al rey de Württemberg. Huyendo de los esbirros de aquel rey, se refugió en Mannheim, donde empezó a escribir algunas de sus obras llenas de rebeldía. El segundo, Beethoven, el más grande de los compositores, incluso sordo compuso magníficas piezas de música. Y en Cataluña suenan los aplausos en los balcones paradar las gracias al personal sanitario.

Despreciables, en contraste, aquellos que intentan sacar rédito de la situación acaparando ciertos productos para subastarlos después en eBay. O, como ocurrió en Alemania, asaltando instalaciones sanitarias y robando material de protección destinado a médicos y demás personal sanitario. ¿Cómo se puede ser tan vil y mezquino? ¿Y qué decir estos días del Govern, del autogobierno (nunca el término ha sido más acertado: gobernar para uno mismo, a lo sumo para el propio partido = JxN = Junts per Nosaltres)? Él, que usurpa el cargo, que ya ha sido inhabilitado, que no fue elegido democráticamente, sino nombrado por un irresponsable huido en la noche y la niebla en un maletero; él, que en todo el tiempo que lleva como cap del ejecutivo de Cataluña no ha hecho nada que merezca ser mencionado. Ha hecho publicidad para un brebaje llamado ratafía, que no era necesario con tantos vinos y cavas excelentes como hay enestas tierras. Él, como todos los demás políticos, no ha previsto la epidemia; nada constructivo ha partido de él. Que yo sepa, esa nimiedad de hombre no se ha puesto delante de las cámaras para dar las gracias a todos aquellas que están al límite de sus fuerzas para atender a los enfermos y afectados del virus; para ofrecer ayuda a todos aquellas que ahora están prácticamente en la ruina y no saben cómo sobrevivir: los pequeños comerciantes; los propietarios de taxis, bares y restaurantes; los autónomos;los despedidos de fábricas y hoteles; los artistas y actores y todos los trabajadores del mundo cultural… Lo único que hace él es arremeter constantemente contra el Gobierno de Sánchez, enfrentarse, desafiar y hacer saber a todo el mundo (vía BBC y cartas a las instituciones europeas -¡qué ridículo!-) que él lo hubiera hecho todo mejor, pero, ¡pobre!, no le han dejado. Arremete contra la invasión de competencias, que de hecho es invasión de la incompetencia. Clama contra la decisión de emplear al ejército en determinadas tareas; para él y los suyos, de nuevo la fuerza de ocupación en Cataluña, a la que hay que escupir.

La ministra de defensa alemana ha ofrecido el ejército alemán, sus hospitales, médicos ysanitarios si hiciera falta; se encarga de determinados transportes y de la distribución de materiales. Y nadie en la Alemania federal, donde los länder defienden también con gran celo sus derechos y competencias federales, ha gritado “¡invasión de competencias!” Ahora no es el momento de reproches, sino de actuar, todos juntos, para frenar la crisis y parar las cifras de infectados y muertos -en este momento más de 40.000 contagiados y más de 500 muertos-. Ese hombre provinciano, en el peor sentidode la palabra, es decir inculto, estrecho de miras, bruto, ha demostrado una y otra vez que es un inútil y un incompetente, además de corrupto y racista. Desde la Generalitat no se han puesto en contacto con aquellos ciudadanos que pertenecen a los grupos de riesgo, los mayores, los que padecen determinadas enfermedades crónicas, los dependientes, los que viven solos y no tienen ningún apoyo. Yo pertenezco a estos grupos, pero no estoy en ninguna lista de la Generalitat; nadie de ellos se ha interesado por mí. Y si por si acaso estuviera en alguna lista, sería en la de los renitentes, la de los resistentes al virus de la independencia. En la lista de aquellos que hay que eliminar en cuanto se instaure la paradisíaca república catalana. La fanática Paluzie está en ello. Con un 50% + 1 quiere declarar la DUI. El 50% + 1, sin embargo, no es la mayoría, sino la mitad, y no se podrá instaurar nada sin tener una mayoría amplia; en este caso el 60 %, tal como estaba fijado en el Estatut.

Los augurios de los economistas se acercan a la catástrofe. Cuanto más dure esta crisis, peor será para la economía y por lo tanto para la gente. Cifras de desempleados no conocidas desde aquella crisis de 1929. Por eso, ahora es el momento de actuar y prever para poder paliar en lo posible los efectos dañinos.

Ahora es el momento de la caixa de resistencia. Y no para fianzas y multas o para un fantasmagórico consell de la república; no para subvenciones de medios manipuladores o un tal Institut de Falsificació d’Historia de la UB y semejantes. Sino para apoyar a todos aquellos que se han quedado sin ingresos, mencionados más arriba, que no saben cómo pagar el próximo alquiler y los gastos para continuar la vida con un poco de dignidad. Deberían aportar dinero a esta caja todos aquellos que en los últimos años se han enriquecido al empobrecer aún más a aquellos que ya tenían poco. Los primeros en aportar: el bocazas Torra, el corrupto, que se ha aumentado dos veces el ya muy alto sueldo de su cargo; la familia mafiosa de los Pujol-Ferrusola, que tienen dinero “bunquerizado” en no se sabe cuántos paraísos fiscales; todos aquellos que se beneficiaron con los Governs corruptos de los últimos cuarenta años y el por lo menos diez por ciento de la población que ha sacado provecho del sistema neoliberal de buitres y tiburones. Deberían aportar su cantidad todos aquellos que han contribuido a los recortes de la sanidad pública que, aquí en Cataluña, se acerca ahora al colapso. Como, por ejemplo, un tal Comín, que se forra con las dietas del Parlamento Europeo y no aporta nada sustancial a la vida de los ciudadanos europeos-españoles-catalanes.

Recordemos aquel pleno de 2012, cuando un tal Mas llegó en helicóptero al Parlament,rodeado por manifestantes que querían impedir los recortes en sanidad y educación. Ocho de ellos fueron llevados a los tribunales y condenados por haber zarandeado a una consellera y otros delitos que, en opinión de algunos, se tenían que sancionar severamente… Las sentencias de cárcel fueron aplaudidas por los políticos. Para ellos, los condenados, no hubo ni lazos amarillos, ni trapos en los balcones, ni miles en las calles pidiendo su libertad. Queda, además, una larga lista de gente que, igualmente,debería solidarizarse ahora con aquellos que están en apuros. Solidaridad, apoyo mutuo,empatía son palabras que no están en el léxico de esa gente que se caracteriza por su egoísmo, codicia e insolidaridad. ¿Ha pensado Torra, al que con toda seguridad no le falta nada en su cuarentena, en los enfermos y moribundos que están solos porque las visitas han sido prohibidas? ¿Ha pensado en las familias que no se pueden despedir de sus seres queridos? Aventuro pensar que estas personas no son su problema.

Nadie sabe cómo y cuándo saldremos de esta crisis, pero esperamos que por lo menos algunos descubran ahora cuáles son las cosas realmente importantes en la vida.

En este sentido, amistad, amor, saludos y salud,

Doris Ensinger
24 de marzo de 2020

Más en el Blog

Reflexiones - Con cierta rabia. Doris Ensinger.

Reflexiones - Con cierta rabia. Doris Ensinger.

Blog POR Doris Ensinger, introducción de Pepe Ribas

La libertaria Doris Ensinger me envió está reflexión para la web de Ajoblanco. La útima línea ahora, cuando ella acaba de morir, aún me emociona con más intensidad: “amistad, amor, saludos y salud”. Creo que es el contundentelegado de esa mujer solidaria y luchadora, desde 1977 compañera del anarquista Luis Andrés Edo, también fallecido.

Planeta Kraftwerk, por Ricard Robles

Planeta Kraftwerk, por Ricard Robles

Blog

Entrevista de Ricard Robles, uno de los tres directores del Festival Sonar, realizada a Ralf Hutter, uno de los dos miembros fundadores de Kraftwerk, junto al recientemente fallecido Florian Schneider.

Dos historias de supervivencia y psicodelia para el confinamiento

Dos historias de supervivencia y psicodelia para el confinamiento

Blog POR Mario Colleoni y Luis Olano

Dos historias de supervivencia y psicodelia para el confinamiento.