La Model ens parla

La Model ens parla

Blog POR Doris Ensinger

113 anys, 13 històries
La visita a la exposición abierta en La Modelo incita a las siguientes reflexiones:

El folleto ilustrativo de la exposición constata que «la presó Model ha estat un reflex de la historia de Barcelona i de Catalunya…El Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya ofereix a la ciutadania la visita al alguns dels seus espais més emblemàtics…». Este «reflex de la historia» se encuentra en los 14 paneles informativos expuestos en celdas de la ex cuarta galería, para lo cual se han escogido presos de alguna manera representativos de la población reclusa y de los acontecimientos históricos. A través de datos personales se intenta explicar la razón de la estancia en la cárcel y la situación política-social del momento, sin profundizar demasiado en la misma, obviando muchos aspectos, como que la cárcel también es un reflex del sistema político –capitalista-, que crea sus presos. Falta por lo tanto un comentario sobre el carácter general de la prisión a lo largo de los tiempos, que siempre ha sido la privación de libertad como sanción, un castigo y retribución de la clase gobernante hacia el «malhechor». El primer panel está dedicado al constructor de la cárcel y se destaca que «buscava crear les condicions adeqüades per afavorir el respecte i la reinserció dels reclusos». Conociendo la historia y el carácter de la Modelo, dudamos que se haya pensado en los derechos humanos de los futuros internos al construir esta cárcel.

El uso léxico desenmascara lo que, en realidad, significan esta exposición y la visita a la misma: es un añadido a los «sitios de interés» de la ciudad, que en todos los folletos y guías turísticas se elogian como «emblemáticos». Tanto el espacio donde fue asesinado Puig Antich, la antigua paquetería, como las celdas de la quinta galería, no tienen nada de «emblemáticos», sino que son espacios absolutamente siniestros, macabros, espantosos, inhumanos, donde el respeto a la persona y a la dignidad humana quedaban anulados. Podría parecer que fue una institución sin conflictos, porque no se habla en ninguna parte de las fugas, los motines, las huelgas de hambre como reivindicación de los derechos de los internos o en solidaridad con compañeros castigados, aislados en las celdas de castigo durante días o semanas y hasta meses. Ninguna palabra sobre la droga, que fue el problema nº 1 de las últimas décadas. Tampoco se habla de maltratos, torturas, apaleamientos y muertes de los presos a manos de funcionarios. Estos aspectos reflejan más claramente el carácter represivo de la cárcel que esta exposición olvida de mencionar. Otro eufemismo representa la frase «la Model ha hostatjat interns». Al cruzar el umbral de la cárcel, un preso es privado de su libertad, además está sometido a un reglamento estricto y pierde también la decisión sobre su vida cotidiana. Es el inicio de la humillación y la alienación.

El folleto (y la exposición) también pretenden hacernos creer, a través del último panel, que con el traspaso de las competencias en asuntos penitenciarios a la Generalitat, a partir de 1984, todo cambió. «…al llarg dels darrers 33 anys, les millores del sistema penitenciari han estat posibles per la dedicació i la professionalitat dels seus treballadors y treballadores». No dudamos que muchos profesionales hayan hecho su trabajo para hacer soportable la vida en la cárcel. No obstante, los múltiples escándalos habidos en las cárceles en estos 33 años contradicen lo dicho. Muchos presos no han podido salir con vida de la cárcel porque se les dejaba morir (omisión de auxilio) o incluso se les mató. Porque donde hay represión, siempre hay represores. El maltrato, la tortura, la muerte en las cárceles no acabaron con el sistema franquista; perduran hasta hoy. Las diferentes asociaciones y grupos que se dedican a los presos dejan constancia sobre las condiciones actuales en las cárceles catalanas y contradicen claramente lo expuesto en la exposición. La ciudad no necesita un lugar museístico que manipula y falsifica los hechos, sino un Centro de Documentación sobre la Represión, que represente la verdadera historia tanto de la ciudad y de Catalunya como de los miles de represaliados y de sus represores, los causantes de sus sufrimientos. Y esto se debe hacer a través de testimonios de los afectados, no con relatos de historiadores.

Más en el Blog

Pertenezco a una generación huérfana de padres literarios.

Pertenezco a una generación huérfana de padres literarios.

Blog POR Carolina Espinoza. Fotos: Lisbeth Salas, Juan Martín Otegui.

Pedro Mairal presenta en España Maniobras de evasión.Carolina Espinoza. Fotos: Lisbeth Salas, Juan Martín Otegui.

La lengua oficial de la transición en Chile fue la del consenso y del mercado

La lengua oficial de la transición en Chile fue la del consenso y del mercado

Blog POR Carolina Espinoza. Fotos: Ignacio Izquierdo.

Nelly Richard, teórica y crítica cultural.Carolina Espinoza. Fotos: Ignacio Izquierdo.

“DOCUMENTALES Y SERIES”

“DOCUMENTALES Y SERIES”

Blog POR Fernando Gálligo Estévez - Enviado especial para Ajoblanco

22º FESTIVAL DE MÁLAGA. CINE EN ESPAÑOL Fernando Gálligo Estévez. Enviado especial para Ajoblanco