Figuras de los ochenta (2) Polke y Richter

Figuras de los ochenta (2) Polke y Richter

Blog POR Kevin Power

Ajoblanco nº 53, 06.1993

Tras un primer capítulo sobre Warhol y Beuys, dedicamos ahora esta segunda parte a Polke y Richter, figuras que también jugaron un papel central en la historia artística de la pasada década. Sigmar Polke y Gerhard Richter fueron alumnos de Beuys durante un tiempo y ambos crearon, con actitudes esencialmente conceptuales, una amplia gama de posibilidades pictóricas a partir de mediados de los sesenta.

Sigmar Polke y Gerhard Richter  formularon juntos el concepto de Realismo Capitalista con el doble motivo de ofrecer una reflexión irónica del arte pop y del Realismo Socialista -una repulsa a ambas ideologías a favor de una labor anárquica de francotirador. Les impresionaban los aspectos antiartísticos del pop, pero no su compromiso con las artes gráficas o los colores pri­marios. Polke y Richter procedían de un clima cultural y económico diferente. Y seguro que les habría gustado comerse los pralinés que pintaban. Apenas se en­contraban en situación de entonar him­nos al consumismo.

Polke intriga, plantea problemas, pro­voca, se diviene, investiga, perturba. Se deleita en contradicciones cultivadas: un artista suntuoso que es paradójicamente anti-pintura: un realizador de imágenes que se involucra de forma apasionada con la no-interferencia en los procesos químicos: un explotador que saquea nuestro mundo de la imagen insistiendo en su intrínseca banalidad. Su obra es tí­mida, irónica y elocuentemente inteli­gente. Se preocupa profundamente por el proceso de selección de sus imágenes y, a partir de los sesenta, por mantener una distancia crítica que le pemita enta­blar un comentario irónico sobre los grandes discursos de su tiempo.

Polke parece sugerir que estamos rodeados de categorías vetustas e intelectos estancados. Si él se adhiere a algo, es a la anarquía de la provocación.

Captura de pantalla 2017 08 18 a las 13.22.30Polke, Le tableau aux palmiers. 1964

Gerhard Richter comparte la resistencia de Polke a la grandiosa nostalgia de un Kiefer, o al papel del artista como pintor de corte en la recuperación económica alemana en los años sesenta. Se cuestiona tan agudamente como Polke las posibilidades de la pintura contemporánea. Richter declara
firmemente en una entrevista con Benjamin Buchloh: "Pintéincluso fotos, de modo que no tuviera que ver nada con pintura -es un obstáculo para todo tipo de expresión apropiada para nuestro tiempo". Simpatizaba con la anti-estética de Warhol pero mantenía al mismo tiempo su posicion de pintor.

En algún momento Richter declara "no séquépintar" y con ello pone el dedo sobre uno de los mayores dilemas estéticos -por no decir étnicos- del periodo.

Captura de pantalla 2017 08 18 a las 13.24.26Richter, Student, 1967

 

Próxima entrega viernes 8 de setiembre: Recopilatorio en un único archivo en formato pdf que contendrá todos los artículos de Kevin Power de la segunda época de la revista Ajoblanco que hemos compartido estas últimas semanas.

 

 

 

Ver en Issuu

Adjuntos

Más en el Blog

Anne Waldman, poeta “El espíritu imaginativo de la Generación Beat está completamente vigente”

Anne Waldman, poeta “El espíritu imaginativo de la Generación Beat está completamente vigente”

Blog POR Carolina Espinoza y Madeline Pawlak. Fotos: Ignacio Izquierdo

Conversamos en la pasada edición del festival Poetas con Anne Waldman (Nueva Jersey, 1945), poeta, intérprete, profesora y activista cultural que tuvo el privilegio de trabajar codo a codo con Allen Ginsberg y ser parte -a sus escasos veinte años- de la Generación Beat.

Una declaración y unas reflexiones

Una declaración y unas reflexiones

Blog POR Doris Ensinger

El final oficial de ETA y la breve declaración del presidente del gobierno español inducen a las siguientes reflexiones (Barcelona, 6 de mayo de 2018)  

2011 veces 1968

2011 veces 1968

Blog POR Bernardo Gutiérrez

La creatividad colectiva y las formas de hacer del ciclo de protestas de 2011 pasa página a mayo de 1968. Al editor Mario Muchnik se le atragantó el "no hay pan para tanto chorizo".