El Madrid rebelde

El Madrid rebelde

Blog POR Bernardo Gutiérrez

Un paseo por el efervescente Madrid rebelde de la autogestión, las ocupaciones y el paradigma del “común”. La capital, a la que el 15M transformó profundamente, ha pasado de las okupas clásicas a movimientos socioeconómicos que incentivan otra forma de producción y de vida.

El 12 de mayo de 1994 viví sin saberlo el cumpleaños que cerró para siempre mi adolescencia. Desde el patio del recreo del Instituto de Educación Secundaria Cervantes, muchos alumnos nos asomábamos a una Ronda de Toledo infectada de Policía Nacional. No sabíamos que aquel día se desalojaría el Centro Social Minuesa. Tampoco que la “okupa” que frecuentábamos desde los 16 años, con su pancarta de “Derecho a la vivienda”, adquiriría la categoría de mito. Recuerdo que salimos, entre clase y clase, mezclándonos con vecinos y militantes que apoyaban la okupación.

Recuerdo a mi madre diciéndole a un policía: «Estoy aquí para apoyar a estos chavales». En mi memoria hay humo, balas de goma. Detenidos. Gente (nosotros) corriendo.

Cierto: la memoria engaña, exagera. Pero también da un sentido a hechos dispersos que con un poso de décadas iluminan un paisaje, una ciudad, una época: nadie imaginaba entonces que aquel espíritu rebelde y transversal de Minuesa acabaría contagiando a toda una ciudad. Pocos sospechaban que Madrid, villa y corte, tras décadas de experimentación social, explosión 15M mediante, sería uno de los principales polos de Europa de la autogestión y de los denominados comunes urbanos.

Captura de pantalla 2017 11 15 a las 12.42.54

Un hecho: la vida en el Madrid 2017 no encaja con el relato oficial: desborda el traje a medida diseñado por el régimen del 78. El Madrid Capital del Reino, en las calles y vidas de la ciudad, es un relato ínfimo, marginal. Es un lienzo rasgado. Un eco desgastado en los televisores y las portadas de prensa de papel.

Veintitrés años después del Cumpleaños Que Finiquitó Mi Adolescencia, volver al “insti” es asomarse al mundo que se empezaba a enunciar en Minuesa. Al lado del antiguo Laboratorio 1, okupa que tomó el relevo de Minuesa en la zona, ha crecido el mural “Reciprocidad”, de la artista argentina Hyuro. En frente del insti, se yergue La Tabacalera, el gigantesco centro social autogestionado de la antigua fábrica de tabacos de Lavapiés. En Embajadores 41, el mercado San Fernando vive su ensayo de mundo: funciona con asamblea y las cooperativas abundan. Algunos puestos del mercado, como el heterodoxo Puesto en Construcción (PEC), son espacios militantes. En Embajadores 52 sigue viva la Eskalera Karakola, que participaba en El Laboratorio 1 con su lema “autonomía, feminismos y autogestión”. En  Embajadores 41, el Banco Expropiado La Canica llena de vida una antigua sucursal de Bankia. El solar de Embajadores 18, presidido por el grafiti de El Rey de la Ruina y la frase “Socialmente iguales. Humanamente diferentes. Totalmente libres”, acoge mercadillos de economía alternativa. 

Las intuiciones de Minuesa se palpan hoy en la vida del barrio. Y desde las atalayas sociales de la calle Embajadores se vislumbra otro Madrid, otros barrios, otras economías. Si Madrid 1987 era aquel “mar de alquitrán, feudo estatal” contra el que despotricaba Barón Rojo, el Madrid 2017 es un exuberante huracán de experiencias colectivas.

 Captura de pantalla 2017 11 15 a las 12.44.40

 

Fotos: Álvaro Minguito

Ver en Issuu

Adjuntos

Más en el Blog

Rock y hiphop argentinos en el festival Río Babel

Rock y hiphop argentinos en el festival Río Babel

Blog POR Ajoblanco

Ecléctica y potente presencia de Argentina en el Festival de músicas latinoamericanas Río Babel, que se extenderá hasta el sábado en Madrid. Conversamos con dos de los cinco exponentes argentinos que participan en el festival: la hiphopera Nathy Peluso y el rockero de Los Auténticos Decadentes, Jorge Serrano.

Anne Waldman, poeta “El espíritu imaginativo de la Generación Beat está completamente vigente”

Anne Waldman, poeta “El espíritu imaginativo de la Generación Beat está completamente vigente”

Blog POR Carolina Espinoza y Madeline Pawlak. Fotos: Ignacio Izquierdo

Conversamos en la pasada edición del festival Poetas con Anne Waldman (Nueva Jersey, 1945), poeta, intérprete, profesora y activista cultural que tuvo el privilegio de trabajar codo a codo con Allen Ginsberg y ser parte -a sus escasos veinte años- de la Generación Beat.

Una declaración y unas reflexiones

Una declaración y unas reflexiones

Blog POR Doris Ensinger

El final oficial de ETA y la breve declaración del presidente del gobierno español inducen a las siguientes reflexiones (Barcelona, 6 de mayo de 2018)